Centro de Documentación de Canarias y América
02/05/2014

La vida no se detiene: “ …como el amor de una madre”

Desde el CEDOCAM queremos felicitar a todas las madres con un precioso poema titulado Dulzura escrito por Gabriela Mistral, una de las primeras figuras de la literatura latinoamericana y la primera mujer en ganar el Premio Nobel de Literatura en 1945 en América Latina.

En este día, como homenaje a todas las madres, se repartirá esta poesía a quienes se acerquen a los Museos de Tenerife.

Madrecita mía,

madrecita tierna,

déjame decirte

dulzuras extremas.

Es tuyo mi cuerpo

que juntaste en ramo;

deja revolverlo

sobre tu regazo.

Juega tú a ser hoja

y yo a ser rocío:

y en tus brazos locos

tenme suspendido.

Madrecita mía,

todito mi mundo,

déjame decirte

los cariños sumos

                                                     Gabriela Mistral (1889-1857)

Volver