Centro de Documentación de Canarias y América
13/10/2015

La vida no se detiene: «Meada», por Nicolás Estévanez

La poesía se define como un “género literario considerado como una manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o prosa”. Hoy, en la sección «La vida no se detiene» del CEDOCAM liberamos a la poesía de los corsés líricos y la dejaremos volar en libertad para mostrar una cara distinta de la mano de Nicolás Estévanez. Nadie como él podía escribir un poema como el que presentamos, vestido de humor e ironía. El poema pertenece al fondo documental «Estévanez».

Transcripción:

Meada

En la primavera flores,

en el verano cerezas,

en el otoño racimos,

en el invierno candela;

regocijos envidiables

de nuestra dulce existencia,

según las crónicas dicen

cuando el cronista es poeta.

Pero yo que soy prosaico

digo la verdad a secas:

en primavera el granizo,

en verano las tormentas,

en otoño los apuros

para el saldo de las cuentas,

y en la estación invernal,

si te descuidas, la quiebra

(sin contar las pulmonías,

sabañones y otras hierbas).

Tales son las bienandanzas

que acortan la vida perra;

me cago en las estaciones,

¡en las cuatro! qué puñeta.

Aquí lo dejo todo...

A un lado todo el mundo, abridme paso;

no puedo detenerme ni un minuto,

me estoy meando...

Pichipichipichipichi...

Volver