Museo de la Ciencia y el Cosmos
28/12/2011

Los visitantes del Museo de la Ciencia y el Cosmos dejan sus opiniones sobre el cambio climático

Los comentarios se han ido recogiendo a lo largo del año en la base del módulo del Iceberg de este museo

A principios de año, el Museo de la Ciencia y el Cosmos, del Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabido de Tenerife, invitó a sus visitantes a dejar sus opiniones sobre el Cambio Climático en la base del módulo del Iceberg a la entrada de este museo. A continuación se reproducen algunas de estas opiniones: 

“Toda información es poca para salvar nuestro planeta”. (Anna, de Barcelona)

“Entre todos cuidemos la tierra, para que nosotros los humanos y los animales podamos disfrutar en nuestro planeta”. (Aída)

“Pues me parece absurdo que, disponiendo de energía barata, no contaminante y razonable como lo es la energía solar, se siga utilizando el carbón y el petróleo. Las empresas podrían vender paneles solares”. (Paula Hernández, 12 años)

“Creo que la naturaleza es sabia y La Tierra está en continua evolución. Esta evolución afecta a todos los niveles: geológicos, vegetales, animales, así como al clima. La interacción del ser humano hace que esta sea más rápida en algunos aspectos. Evidentemente. Que el mundo cambiará y tal vez no se parecerá en nada al que conocemos, no lo sé. Lo cierto es que estoy escribiendo en un folio que seguramente contaminó y contaminará, con un bolígrafo no muy ecológico. Pero es que no tengo otro… ¡Somos culpables todos! Pues sí. Pero no excluyo ni tan siquiera a los animales. O es que nos olvidamos de “los pedos” de las vacas”. (J) (Anónimo)

“En mi opinión, creo que la situación por la que está pasando el planeta (en el que nos incluimos todos los seres vivos) es por culpa de que, a parte de todos los humanos, que hemos maltratado y explotado de forma brutal y sin conciencia, el ciclo de destrucción terrestre ha evolucionado y es por ello por lo que el cambio climático ha tenido más evolución. Sin embargo, creo que deberíamos de concienciarnos para disfrutarlo”. (Isora Carlos Rguez)

“¿Sabías que…

…el Gobierno de Canarias, a través de la Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático, negoció en Bruselas que se tuvieran en cuenta las “especificidades” de Canarias a la hora de poner en marcha las medidas exigidas por los planes de adaptación a las consecuencias derivadas del cambio climático? (es decir, excepciones para las islas en materia de tráfico aéreo, infraestructuras, etc).

¿Crees que el Gobierno de Canarias, con su política de inversión en macroobras, recorte de servicios sociales y desmantelamiento del transporte público en beneficio del vehículo privado, está implicado realmente en la defensa del medioambiente?

¿Conoces alguna medida seria, puesta en marcha por el actual Gobierno, que realmente ayude a mitigar el calentamiento global?

Solicita al Gobierno de Canarias que, además de la necesaria formación e información en esta materia, ponga en marcha medidas realmente efectivas y comprometidas, que supongan un cambio real en el actual modelo de desarrollo, para contribuir a frenar el cambio climático.

Exigimos al Gobierno de Canarias que apruebe y ponga en marcha la Estrategia de Canaria de lucha contra el Cambio Climático que se redactó desde la Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático cuando estaba presidida por el anterior director, Faustino García Márquez”. (Ben Magec, Ecologistas en acción)

“Yo creo que la gente no se preocupa mucho o al menos lo suficiente y si se preocupan no hacen nada al respecto. Se tendrían que preocupar más, o sea que ahorren energía y que no se usen tanto el coche y que usen energía renovable”. (Anónimo)

“Yo no sé, cuál es mi  opinión”. (Anónimo)

“Me parece mal que la gente no sea cuidadosa. Como sigamos así, vamos a acabar con el planeta. Gracias por escuchar”. (Icíar Gambra Alemán, 11 años)

“El tiempo está loco”. (Elena)

“Me parece que todos deberíamos concienciarnos y evitar el consumo excesivo”. (Anónimo)

“Existen discrepancias entre los científicos sobre la veracidad de un cambio climático en nuestro planeta y que éste sea consecuencia de la mano del hombre. Lo que sí es una realidad es que la mano del hombre es la responsable del deterioro galopante de nuestro hogar que es La Tierra. La deforestación de nuestros bosques, causada por la insaciable avaricia del ser humano. Contaminación de nuestros mares por la irresponsable actuación, nuevamente, del hombre. Pero no cabe duda de que un exceso de población demandando recursos a nuestra querida Tierra y un desmedido consumo por parte del llamado primer mundo, hacen que nuestro planeta quede resentido. Y si no tomamos conciencia del posible legado que podamos dejar a las generaciones futuras, es probable que ese futuro tenga un drástico final.

La Tierra como planeta es un ente inteligente y, como tal, nos manda un mensaje: “¡señores, o ponemos freno y adoptamos una conducta responsable o colapsamos!”. Puede que uno de estos mensajes sea el que denominamos Cambio Climático.

El ser humano es inteligente y tomará medidas para evitar un envejecimiento prematuro del planeta. Se utilizan mensajes apocalípticos, dramáticos para infundir temor (como el que usan las religiones).

El mejor mensaje es la formación, sensibilización y la empatía par todo cuanto nos rodea. La Tierra sobrevivirá como lo ha hecho durante millones de años”. (Luis Morillo)

“Me gusta mi casa, por favor, cuidémosla entre todos”. (Anónimo).

“Es un problema causado por unos pocos, padecidos por todos. Todos podemos contribuir a solucionarlo. Lo efectivo es iniciar el movimiento de abajo a arriba, siendo coherentes y solidarios. Aspirando no sólo a pararlo, sino a restablecer el equilibrio anterior”. (Anónimo)

“Dejar de contaminar y usar coches eléctricos. Reciclar basura, no contaminar el océano y no dejar basura espacial”. (Anónimo)

“El Cambio Climático.

La Tierra ha soportado a lo largo de su existencia hasta cinco extinciones masivas de diversidad y vuelto a renacer. Ese cambio ha dado oportunidades a especies que no encontraban el espacio adecuado para ello. Nómbrese la hecatombe de los dinosaurios que permitió el resurgir de los mamíferos.

La Tierra ha evolucionado del caos y gracias a este caos mantiene sus constantes vitales inalteradas. Distintos procesos de glaciación y calentamiento global le han dado vida, ha obligado a las especies a desarrollar mutaciones adaptativas para supervivir a los distintos procesos. Es cierto que se aduce que estos procesos han sido lentos y que esto ha permitido esa adaptación y que la incidencia de un efecto invernadero acelerado es lo que preocupa a la humanidad.

A la humanidad “le preocupa” ese grado de más que le puede complicar su estabilidad, “su control” sobre los procesos de la naturaleza. Otra vez nos miramos el ombligo, otra vez de vuelta al geocentrismo, otra vez la humanidad cono eje en torno a la cual ha de girar el “equilibrio” climático. Ese grado de más, nos atemorizan, provocará una hecatombe para la humanidad a través del efecto a su medio depredado, a sus recursos alimenticios, a sus materias primas, a sus playas veraniegas, a sus monstruosas infraestructuras, a sus…

No seamos hipócritas, nos preocupa que el reciclado de materias primas lleve un coste menor que procesarla desde sus orígenes. Nos preocupa la incomodidad, cuando no el peligro, de fenómenos atmosféricos extremos y que tanto daño hacen a nuestra economía, nos preocupa la limitación y ubicación de los vertederos. Pero esta preocupación, tienen cintura, del ecuador hacia arriba. Nos interesa “concienciar” al consumidor para que soporte el coste económico del cambio del modelo productivo por la inviabilidad del actual, bajo el slogan “contra el cambio climático ¡apúntate!”.

No estoy abogando por seguir sustraendo de la naturaleza biodiversidad para nuestros procesos industriales, que nadie me arroje piedras verdes, frases hechas, políticamente correctas que nos vuelven sensibles, responsables, solidarios, conscientes, ecológicos. Abogo por que paguemos la deuda que tenemos con nuestros “pies”, con los recursos esquilmados y controlados por la –razón de la fuerza- a estos países que han soportado la presión consumista de los del norte, los que nos han facilitado el “andar” por el progreso y el nivel de vida a los que vivimos de cintura para arriba.

El hombre también es naturaleza, “el sur también existe”. Ese sur es por donde debemos empezar a promocionar el cambio climático. Permitámosle que sean beneficiarios directos y con los mismos principios económicos que sostienen a los “del primer mundo”. Instalemos allí nuestras industrias “responsables con el cambio climático”, paguemos el sobrecoste de trasladar la producción del sur al norte a través de infraestructuras –responsables con el medioambiente-.

Hemos erigido a un jefe capitalista al frente de la cruzada contra el cambio climático, quién nos ha incomodado con “sus verdades”. De nuevo el miedo, el castigo que se nos viene, llena nuestra ansia de culpabilidad propia y necesaria para el ser humano, unas veces aprovechado por la religión, en esta ocasión por los políticos, por el sistema, por…

Hagamos pequeños gestos locales pensando globalmente. Pero recuerda confesarte es un proceso de expiación pero no te exculpa de responsabilidad frente a terceros, NO me refiero frente al planeta Tierra, SÍ me refiero frente a la humanidad del Sur”. (Anónimo)

 “Me parece que es lo peor que hemos creado”. (Anónimo)

 “De las consecuencias del Cambio Climático serán responsables tanto las grandes empresas que se lucran con las energías fósiles, como los gobiernos de los países productores y consumidores, ya que estos últimos obtienen grandes beneficios aplicando impuestos abusivos, con la excusa de fomentar el ahorro. (¿Qué porcentaje de impuestos pagamos en cada litro de gasolina?) Lo mismo pasa con la luz, el agua, etc. Pero sobre todo, los responsables seremos los ciudadanos, por nuestra pasividad. Los coches eléctricos llevan más de cincuenta años inventados, sin embargo es ahora cuando las marcas automovilísticas empiezan a proponerlos, más por una cuestión de imagen que por otra causa, sin que nadie los haya exigido.

Da la impresión de que estamos “aplatanados”, o en el caso de los jóvenes “abotellonados”, viviendo el ahora sin preocuparnos del futuro. Se ve que no conocemos la fábula del saltamontes y la hormiga. Somos como los sindicatos, mientras nos den la subvención, los parados que se busquen la vida. Hace falta una revolución, pero no se puede concienciar a quienes nada les importa. En todo caso, esa revolución tendría que comenzar, como todas, por abajo, nunca comenzará por los de arriba, los que se enriquecen, los que mienten, los que manipulan, los que deben favores, etc. Un caso concreto, hace años oí que la refinería podría dar luz a toda la isla, pero claro, ¿quién le quita su botín a Unelco? Todos calladitos, seguiremos pagando la luz a precio desorbitado, y la gasolina seguirá subiendo, pero bueno, mientras tengamos a Belén Esteban en la tele y a Pepe Benavente hasta en la sopa, todo irá ben. Don´t worry, be happy. En definitiva, la culpa es de la DESIDIA”. (Anónimo)

 “Da vergüenza que todos los seres humanos nos estemos matando los unos a los otros. Mas es imposible que el futuro de nuestros nietos sea la muerte para ellos.

¿Qué hacen los señores que viven de nosotros con promesas y políticas sociales donde no saben ni qué hacer? Lo único que piensan es que la muerte les llegará [a nuestros nietos] igual que le llegará al planeta.” (Anónimo)

Volver