MHA Casa de Carta
13/06/2013

"Mis recuerdos en la Casa de Carta", por Vicente Pérez Melían

“La Casa de Carta es una casa antañona y secular, que a través del tiempo, ha sido siempre un referente de la modesta historia de nuestro querido Valle. Ustedes saben mejor que yo, que esta Casa de Carta, que se halla a la vera del Camino Real que arranca desde La Punta del Hidalgo y continua por todo el norte de la Isla de Tenerife, fue construida, más o menos a mediados del siglo XVIII, por los familiares descendientes de D. López Fernández, y que luego, traspasaron a D. Matías Rodríguez Carta, del cual le viene el nombre. Da testimonio de mis palabras una reproducción fotográfica que hice de un plano del Prebendado D. Ricardo Pereira Pacheco y Ruiz, que fue Párroco de San Marcos en Tegueste, y cuyo original, que fue cedido por el Museo de Ossuna, o Archivo de Tabares de Nava, de La Laguna, en un recuadro del mismo, dice D. Antonio Pereira, que lo pintó situado en la Montaña de Guerra, en el año 1833, y que especifica: Ermita de Nuestra Señora del Rosario en la finca de Carta. 

Para mis recuerdos personales, me tengo que remontar al año 1929, cuando cumplía mis primeros 5 años. En esa ocasión, en compañía de mi hermano José, que tenía 11, enviados por nuestra madre, fuimos a recoger una quícara (gallina pequeña) a casa de doña Fulgencia García Martín, casada con don Zóilo Acosta Hernández. Esta señora nos envió a casa de doña Adela Acosta, esposa de don José García Martín, cuñada de la misma, y que vivía en la Casa de Carta donde trabajaba su esposo don José, padre de don Antonio García Acosta, que fue encargado en la finca de La Compañía Agrícola, en Tagoro.

En el momento de nuestra llegada a Casa de Carta, estaba doña Adela sentada en una escalera de piedra, hoy desaparecida, y que se hallaba en la parte oriental de la casa. Me viene también a la memoria, la figura de D. Antonio González, padre, y de sus hijos, D. Antonio, Catedrático de la Universidad de La Laguna; D. Tomás, arquitecto; D. Pedro y D. Jaime.-desconozco sí tenía alguna hija-. D. Antonio Glez. padre, construyó un salón en Las Toscas de Abajo, cerca del Calvario, para la instalación de un motor que elevara el agua de la tubería que pasaba por las medianías de Valle de Guerra, de La Comunidad de Los Guanches o Mesas del Mar. Pasado un poco de tiempo, al construir la Comunidad de Los Guanches, un canal a una cota más elevada, trasladó la maquinaria a otro salón que construyó en el lugar conocido por El Cercado de los López.

A los hijos de D. Antonio, los conocía mí hermano José, porque iban a la escuela de la calle de La Palma, estando de maestro D. Fernando Romero, a cuya escuela asistí también, en el curso de 1930-31. Sustituye a D. Antonio, cómo propietario o arrendador, el militar, Teniente Coronel, D. Manuel Roberes. En esa época, frecuentaba con más asiduidad, la Casa de Carta, porque tenía que hacer presencia en la misma, como fotógrafo, para hacerles la fotografia del título de Familia Numerosa a don Antonio Cabrera Abrante y su esposa doña Leopoldina Reyes Curbelo, así como a sus hijos según iban llegando a este mundo. Total no fueron más que diez.

Al dejar la finca D. Manuel Roberes, la arrienda, según parece, un señor conocido por don Carlos... cuyos apellidos desconozco. Pasado un poco de tiempo, la adquiere Míster Fuert. Poco más tarde, llamado por Míster Fuert, hice un reportaje para el nuevo dueño, de los pasillos, las habitaciones, los patios etc. En la ocasión en que fui a llevarle las fotografías del reportaje, me señaló con empeño que él les decía a los visitantes, sobre todo si eran paisanos, que la puerta de la Capilla pesaba 1.000 kilos. Pienso que lo hacía para admiración de los visitantes.

Luego vino la compra por el Excmo. Cabildo Insular de Tenerife, con la correspondiente renovación e inauguración, dedicando las dependencias de Casa de Carta a un Museo Etnográfico, que se inaugura por primera vez en del año 1987 presidida por el Excmo. Sr. Presidente del Cabildo, D. José Segura Clavell.

Después de un nuevo acondicionamiento, lo hace D. Adán Martín Menis, y finalmente, con unas nuevas remodelaciones, lo hace el Sr. Presidente del Excmo. Cabildo, D. Ricardo Melchior Navarro, y que se llevó a cabo el día 21 de Mayo de 2001.

Finalmente, recuerdo que hubo una exposición de fotografías dedicada a las costumbres folclóricas, bodas, grupos de familias numerosas, y un pequeño etc. que no recuerdo...

Por último quiero, haciéndome portavoz de todos los vecinos de Valle de Guerra, trasmitir, desde lo más profundo de mi corazón, nuestro reconocimiento a todas y cada una de las autoridades del Excmo. Cabildo Insular de Tenerife, que han intervenido en la compra, restauración, amueblado y recopilado tantos testimonios de nuestro pasado histórico, en este magnífico Museo Etnográfico, que Valle de Guerra, no olvidará los desvelos que con tanta exaltación, habéis contribuido al renombre y resonancia de nuestro pueblo por el mundo entero. Termino, sinceramente emocionado, por la demostración de afecto y de cariño que todos habéis tenido con Valle de Guerra. Muchas gracias”.

Vicente Pérez Melián, “Tras el Cristal. Una visión de los Museos del Cabildo de Tenerife” (2008).

Volver