Cestería popular

El uso de entramados vegetales para fabricar objetos con distintas funciones se conoce desde muy antiguo. La transformación de estas fibras fue una actividad ya desarrollada por la población prehispánica de Canarias, si bien lo que hoy conocemos por cestería tradicional no tiene demasiada relación con la cultura aborigen, y sí con la influencia de otros saberes artesanos llegados a las islas después de la conquista. Solas o combinadas y en función del uso que se le quiera dar al objeto y de las técnicas que se utilicen, los recursos vegetales más comunes son, la paja, las hojas de palma, el pírgamo y otros materiales como el mimbre, el codeso, el escobón, la caña, las varas de castaño, el afollado, el junco.

En la últimas décadas, la cestería se ha reactivado al socaire de las exigencias de una industria turística en auge, que hace del souvenir uno de sus elementos más emblemáticos.

Volver