MHA Casa Lercaro
02/07/2004 - 02/09/2004

El museo acoge en su sede de la Casa de Lercaro parte de las actividades de un programa a favor de la movilidad sostenible

Durante cinco meses, las actividades de "Huellas Urbanas" , en el marco del Plan Insular de Educación Ambiental del Cabildo, mostrarán a los ciudadanos las ventajas de la peatonalización

El Plan Insular de Educación Ambiental y Proyección Social del Área de Medioambiente del Cabildo de Tenerife emprende en La Laguna un programa que promueve la "movilidad sostenible", entendida como el uso de los espacios públicos con criterios de equidad entre las necesidades del tráfico rodado y el resto de los intereses y necesidades de los ciudadanos. Colaboran en este proyecto -ideado y desarrollado por la empresa Arca Islacan SL- el Ayuntamiento de La Laguna, el Organismo Autónomo de Museos del Cabildo de Tenerife y CajaCanarias.

Durante cinco meses -de julio a noviembre- una serie de actividades de animación agrupadas bajo el nombre genérico de Huellas Urbanas, mostrará a los habitantes de la ciudad las ventajas de este modelo de gestión del espacio público, en el que la peatonalización es uno de sus aspectos más llamativos y conocidos.

En el programa de actividades, el núcleo central lo conforman una serie de acciones desarrolladas al aire libre, en plazas y calles de La Laguna. Durante el mes de julio, éstas se desarrollarán los sábados entre las 10 y las 13 horas, en las plazas de la Catedral y del Adelantado, en la calle Viana, recientemente peatonalizada, y en la calle Carrera, entre la plaza del Adelantado y la calle Núñez de la Peña, que serán cerradas al tráfico para garantizar su satisfactorio desarrollo.

Huellas Urbanas arranca el sábado 10 de julio en la calle Carrera, con talleres dedicados a la identidad canaria, ya que el domingo 11 se celebra la Romería Regional de San Benito Abad. A partir del sábado 17 y hasta el 31 de julio, en lso espacios citados, monitores especializados ofrecerán a los niños y las niñas actividades muy variadas, con temática ambiental ("Un huerto en la maceta", laboratorio de análisis de basuras, taller de reciclaje, taller de papel reciclado, taller del ciclo del agua a cargo de Teidagua...), artística (taller de esculturas en la calle, taller de pintura, música), deportiva (ping-pong, ajedrez), didácticas (talleres del Museo de Historia) y lúdicas (ludoteca y talleres de fabricación de juguetes).

Además, en la plaza de la Catedral, los sábados 17, 24 y 31 de julio, estará disponible una biblioteca infantil. Para los adultos, además de las actividades genéricas, se ofrecen los paseos de orientación, una competición en la que gana quien haya sido más hábil en realizar un paseo por la ciudad a partir de orientaciones basadas en el patrimonio histórico-artístico del casco.

Entre las actividades infantiles, destacan los talleres de Seguridad Vial, en los que, acompañados por guardias urbanos, los niños y las niñas podrán "multas morales" a los ciudadanos que incumplan las normas de convivencia adecuadas en la ciudad, siguiendo el ejemplo de otras ciudades europeas y españolas que ya aplican este método.

El Museo de Historia de Tenerife, entidad colaboradora de este proyecto, alojará en su sede en la Casa de Lercaro las actividades que se desarrollan en un recinto cerrado. Se trata de las noches de los viernes, que incluyen conciertos sesiones de cuentos y talleres de juegos del mundo. La mañana de los domingos, el Museo estará disponible para los visitantes, con el añadido de ofrecer una biblioteca canaria para los visitantes adultos y sesiones de juegos y actividades infantiles.

Huellas Urbanas es un programa de educación ambiental que hace énfasis especial en el medio ambiente urbano, entendido como un ámbito que también requiere atención y conservación para mantenerse en condiciones idóneas para la vida. Para su puesta en marcha, se aprovechan las condiciones excepcionales del trazado urbano del centro histórico de La Laguna, espacio en el que se concentran actualmente gran parte de los esfuerzos de las instituciones y no menos debates de la sociedad respecto a los mecanismos más adecuados para su conservación y la gestión del uso de los espacios públicos.

Se trata de educar a los habitantes y visitantes de La Laguna a vivir en una ciudad nueva: una urbe caracterizada por su antigüedad, por su papel en la historia de Canarias y en la historia del Urbanismo, un centro urbano del Atlántico moderno y humanístico que mereció el reconocimiento de la Unesco por sus aportaciones en la concreción de las ideas filosófico-estéticas que afectan a la configuración de las ciudades y que irradia su influencia hacia el continente americano.

Se promoverá, por tanto, actitudes asociadas a la convivencia en una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad, a conocerla, valorarla y cuidarla, y a cuidarla asumiendo una disposición nueva, que está a la vanguardia en las propuestas de convivencia ciudadana y de sostenibilidad que actualmente se ejecutan en Europa, mediante la peatonalización, como eje de un modelo de movilidad sostenible.

La mayoría de las actividades de Huellas Urbanas se desarrollan en la calle, puesto que se trata, siguiendo la filosofía del psicólogo italiano Francesco Tonucci, de que los ciudadanos recobren la ciudad como un espacio para vivir. Se parte de la recuperación de las calles y plazas como espacio en el que volverá a renacer la ciudad, entendida como espacio de convivencia social por excelencia. Las calles volverán a convertirse en el escenario del encuentro, del debate y la acción conjunta, del comercio, de la creación y la difusión de la cultura, así como también, del ocio y del juego.

Volver