Museo de Historia y Antropología de Tenerife
26/11/2014

¿Sabías qué una gangochera es un personaje femenino protagonista de la vida cotidiana de siglos pasados?

Si echáramos un vistazo al paisaje insular de antaño veríamos recorriendo los caminos, descalzas muchas veces y siempre con el cesto en la cabeza, a las gangocheras. Ir sin calzado fue una constante en las áreas rurales isleñas hasta bien avanzado el siglo XX. Las grandes carencias económicas impedían a las clases populares cubrir las necesidades más perentorias y los zapatos constituían un artículo de lujo. Para no estropearlos los llevaban guardados, poniéndoselos únicamente cuando llegaban a su destino.

Su actividad era la compra y venta ambulante de mercancías de variado género como verduras, frutas, pescado, gallinas, huevos,… Eran las intermediarias entre el productor y el consumidor. No sólo vendían los productos a cambio de dinero, sino que también los intercambiaban por otros productos.

Su labor era diaria y, así, cubrían las necesidades alimenticias de una población que carecía, no sólo de otros mecanismos o fórmulas comerciales para abastecer sus despensas sino, también, de neveras. Eran otros tiempos. Pensemos que muchos productos de los que consumimos habitualmente son perecederos, de caducidad rápida. De ese modo, las familias tenían que proveerse casi a diario de productos de primera necesidad y las gangocheras garantizaban el suministro.

El peso de la cesta sobre la cabeza era considerable. Para amortiguarlo usaban habitualmente una almohadilla o “ruedo” elaborada con telas o con ramas de plantas. Resultaba, además, muy singular que no se ayudaran de las manos para transportar tan considerable cesta y su carga.

En el Museo de Historia y Antropología de Tenerife, tanto en su sede de la Casa Lercaro (centro de La Laguna) como en la otra sede en la Casa de Carta (Valle Guerra)  pueden verse hoy ejemplares de este singular objeto característico de las gangocheras. Así, lejos de quedar condenadas a la desmemoria, la presencia de estas piezas en la colección no las deja perderse en el olvido.

Bajo el título “¿Sabías que…?”, presentamos esta sección que incluye curiosidades, anécdotas, particularidades de algunos objetos, piezas o especímenes; referencias a antiguas expediciones; resultado de los trabajos de investigación y demás temas vinculados con Museos de Tenerife.

Volver