Paleobiología y paleopatología humanas

Su fin es el esclarecimiento de los fenómenos de adaptación humana a los diversos territorios, los patrones demográficos, la utilización de recursos, y la historia evolutiva de la enfermedad, en síntesis pueden definirse como la reconstrucción de la vida de los seres humanos a partir de sus restos esqueléticos y momificados. Existen diferentes razones para esclarecer la importancia del estudio de los huesos humanos, tal y como señala Bass (1987): 1. Constituyen la evidencia del hombre fósil. 2. Son el fundamento para la clasificación racial en la Prehistoria. 3. Permiten la comparación de los hombres que vivieron en épocas pasadas con sus descendientes actuales. 4. Son una fuente de información permanente sobre los patrones de enterramiento, contribuyendo a una mejor comprensión de las culturas del pasado. 5. Proporcionan la mejor información sobre las enfermedades del pasado, siendo en no pocas ocasiones la base para conocer la causa de la muerte. 6. Al constituir el armazón del cuerpo humano contienen mucha información acerca de los mecanismos adaptativos del hombre al medio. 7. Los huesos en condiciones normales sobreviven largo tiempo al proceso de descomposición orgánica. Por su parte, la investigación sobre los tejidos momificados proporciona importantísima información sobre las distintas enfermedades que los afectan, los patrones de enterramiento, la estratificación social, el mundo funerario, etc. El estudio paleobiológico y paleopatológico en restos Guanches ha proporcionado información muy importante sobre la historia natural de la enfermedad en la isla, la distribución territorial de patrones dietéticos que orienta hacia las bases económicas de los distintos menceyatos, la actividad cotidiana de aquellas poblaciones, sus conductas sociales en relaciones como el matrimonio, la conexión familiar de distintos grupos, el estado nutricional del Guanche, y sus perfiles demográficos, esperanza de vida, tasas de mortalidad, etc.