Una red de museos y centros insulares conectados con la sociedad
Publicado el 26/01/2018

Una red de museos y centros insulares conectados con la sociedad

Un total de 368.226 personas han pasado por los museos o han participado de su programación cultural durante 2017

Estos visitantes y usuarios utilizaron alguna de las siete instalaciones adscritas a Museos de Tenerife, institución dependiente del Cabildo de Tenerife conformada por cuatro sedes de museos, dos centros de interpretación patrimonial y un centro de documentación que, en conjunto, constituyen la red museística más completa de Canarias.

Las exposiciones permanentes de los museos fueron visitadas el pasado año por 134.360 personas, un 10,76% más que el año anterior. Destaca la buena evolución de los colectivos relacionados con la educación, ya que más de 30.500 escolares (+17%) y cerca de 5.000 docentes visitaron las muestras estables de los museos. Éstas también fueron recorridas por más de 43.000 turistas, experimentando un incremento del 5% respecto al año anterior.

Por sedes, la exposición permanente del Museo de la Naturaleza y el Hombre (MNH) fue la más visitada, con 51.734 visitantes (+12%). Sobresalen como perfiles de visitantes destacados en este museo los turistas (23.700) y los escolares y docentes (15.000). Muy cercano a estos datos estuvo el Museo de la Ciencia y el Cosmos (MCC), que recibió en 2017 un total de 49.452 visitante (+3%). Su exposición de módulos interactivos resulta muy atractiva para el público local, que conforma el 85% de la audiencia, destacando los 13.500 escolares y docentes (+8%). Por último, el Museo de Historia y Antropología de Tenerife (MHAT) mejoró notablemente sus registros de visitantes a sus dos exposiciones permanentes, Lercaro y Casa de Carta, pues alcanzó las 33.174 personas (+22%), con una audiencia foránea cercana al 40%.

Las exposiciones temporales siempre suponen una buena excusa para volver a visitar los museos. Un total de 61.538 personas visitaron alguna de las muestras programadas el pasado año.

Otro importante aliciente para acercarse a los museos es el de participar en alguna de sus actividades didácticas y culturales. Conferencias, cursos, talleres, música, cine, teatro… han conformado una nutrida agenda de opciones participativas para diferentes tipos de público capaz de atraer 51.538 usuarios (+18%) en 2017, destacando los casi 28.000 del MNH y los 16.000 del MCC.

Otro apartado a tener en cuenta es la capacidad de atracción de las sedes de los museos como inmuebles de interés histórico y patrimonial: 62.151 personas en 2017. En este sentido, la sede de la Casa Lercaro del MHAT lidera la atención de los usuarios, principalmente turistas. Más de 48.000 personas visitaron esta edificación de finales del siglo XVI, uno de los mejores ejemplos de la especial arquitectura y trama urbana que llevó al casco de La Laguna a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

Otro ejemplo de conexión con la sociedad, que además permite mejorar la rentabilidad económica de las infraestructuras, es la capacidad para acoger en los museos eventos y actos organizados por terceros. En 2017 se ha producido un gran aumento de esta línea de trabajo, resultando que 14.154 personas (+180%) participaron en algún evento externo celebrado en los museos.

También, debe reseñarse la favorable evolución en el número de visitas que presenta la Cueva del Viento, ubicada en Icod de los Vinos. Su centro de visitantes y el tramo visitable del tubo volcánico (el quinto más largo del mundo) recibió 21.935 visitas en 2017, lo que supone un incremento superior al 20% respecto al año anterior.

Por su parte, el Centro de Interpretación «Castillo de San Cristóbal», tutelado por el MHAT recibió 30.111 visitantes durante el pasado ejercicio, dato ligeramente superior al de 2016.

Finalmente, el Centro de Documentación de Canarias y América (CEDOCAM) atendió en sus instalaciones a 2.471 personas, continuando con su constante labor de catalogación y registro documental, así como la de difusión a través de medios digitales y redes sociales.

Volver