Las Colecciones


CERÁMICA DEL ANTIGUO EGIPTO

Esta colección es propiedad del Excmo. Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y depositada en el Organismo Autónomo de Museos y Centros. Los objetos que forman esta colección llegan al Antiguo Museo Municipal de Santa Cruz de Tenerife por el intercambio de azulejos holandeses de la cúpula de la Iglesia de San Francisco, realizado en 1908 entre el Museo de Liverpool y esta Institución. Las piezas proceden de excavaciones arqueológicas realizadas a finales del s. XIX y principios del XX en diversas necrópolis del Antiguo Egipto localizadas en Dióspolis Parva, Esna, Hieracómpolis y Ábidos, que han sido fechadas en diferentes épocas: Predinástico, Reino Antiguo, Reino Medio y Reino Nuevo. Una de las piezas más importantes de la colección es un vaso de borde negro del periodo Predinástico de casi 6000 años de antigüedad que procede de Dióspolis Parva. Junto a los recipientes cerámicos, cabe destacar igualmente la presencia de un recipiente de calcita hallado en la necrópolis real de Ábidos que ha sido fechado hacia el 3150 a. C., antes de producirse la unificación del Antiguo Egipto, y perteneciente a la tumba de uno de los últimos soberanos de época predinástica, el rey Ka.


CERÁMICA BEREBER

La colección está compuesta por piezas procedentes del Atlas, Azrou, Beni Mellal, Kabilia, Marrakech, Rif, Rissani y Tazarine, y constituye una buena muestra de la producción cerámica de la cultura bereber, síntesis de tradiciones propias y mediterráneas.

Entre los bereberes, es la mujer quien realiza y transmite la técnica tradicional: modelado a mano por adición de cordones (urdido) y cocción en hoyos excavados al aire libre. El tratamiento decorativo diferencia dos zonas geográficas, siendo la cerámica marroquí más sencilla que la argelina. Los distintos motivos simbolizan fecundidad, protección o purificación y se repiten en los tatuajes y en otras artes decorativas como la orfebrería o los tejidos. En la variedad de las formas se refleja la distinta funcionalidad. Los recipientes más simples se destinan a las distintas necesidades domésticas, mientras que las formas más creativas corresponden a piezas vinculadas con el mundo mágico-ritual del pueblo bereber.

Volver