Prehistoria de Canarias

Esta sala desarrolla la Prehistoria del Archipiélago Canario, excepto Tenerife (que ya ha sido explicada en la planta primera), comenzando con una introducción al entorno natural y la actualidad de las islas para, posteriormente, dar paso a la Protohistoria.

Cada isla se trata de forma individualizada con el mismo esquema: la población, la actividad productiva, los asentamientos, la organización sociopolítica y el mundo religioso.


EL HIERRO

De los materiales expuestos destaca el tablón de madera encontrado en Guarazoca, en el Hoyo de los Muertos. Su importancia radica en la inscripción líbico-bereber que tiene grabada y en su significación religiosa, pues sobre él se depositaba a los muertos para aislarlos del mundo terrenal y favorecer así la transición al mundo espiritual. Se reproduce el yacimiento arqueológico del “Tagoror del Julan”, que era el lugar de reunión de la asamblea de los jefes de las diversas unidades familiares.

También se ha relacionado con el mundo religioso, como lugar donde se realizaban ofrendas de animales sacrificados en honor a deidades astrales, así como comidas rituales colectivas en fechas señaladas, una prueba de ello es el “ara de sacrificio” existente en el lugar y los “concheros” que lo circundan.


LA GOMERA

Se exhiben diversos materiales arqueológicos, como anzuelos hechos con cuerno de cabra, un colgante de piedra y un recipiente de madera, que en su asa presenta unas incisiones que se han relacionado con símbolos alfabéticos. La maqueta de la sala reproduce las estructuras de piedra localizadas en la altiplanicie de la fortaleza de Chipude. Destacan las cabañas circulares y semicirculares, así como rediles, abrigos, hogares y formaciones naturales para recoger agua.

Este lugar ha sido interpretado como un asentamiento estacional de pastores o como un lugar cultual por destacar en el paisaje, lo que, junto con las estructuras o “aras de sacrificio”, acentúa este valor simbólico.


LA PALMA

Del material expuesto sobresalen las cerámicas profusamente decoradas, destacando una pieza con forma de bumerán, y unos objetos de madera que han sido interpretados como bastones de mando o insignias jerárquicas.

Una maqueta reproduce el Caboco de Belmaco, que representa el hábitat característico de la Protohistoria de La Palma. Se trata de una cueva con una visera o cornisa natural, amplia, accesible y de buen tamaño, que tuvo ocupación humana reiterada a lo largo del tiempo, como demuestran la estratigrafía y la gran cantidad de restos arqueológicos exhumados.


GRAN CANARIA

Se muestran varios molinos de piedra barquiformes y materiales cerámicos como las célebres “pintaderas” o sellos de cerámica, y la reproducción de una vasija pintada cuyos motivos representados han sido interpretados como “astrales”.

El yacimiento arqueológico que se representa en la maqueta es el túmulo funerario “El Agujero de Gáldar”, espectacular estructura de piedra, en la que, a partir de un círculo central, se desarrollan otros círculos concéntricos, subdivididos en su interior por radios de piedra que dan como resultado espacios rectangulares (cistas), en los que depositaban a los muertos.


FUERTEVENTURA

Entre los objetos cerámicos que podemos contemplar hay que mencionar los llamados “tofios”, con su característico vertedero cuadrado, abierto y decorado con franjas y metopas de líneas paralelas, espigas, ondas, zig-zag, así como impresiones de motivos puntillados. También se exhiben reproducciones de ídolos, representativos del culto doméstico. En la maqueta se reproduce el poblado de “La Atalayita” situado en un área de malpaís, hábitat íntimamente relacionado con el aprovechamiento de los pastos, la recolección de especies espontáneas y los productos marinos. En este lugar está constatada la vivienda característica de los “mahos”, primitivos habitantes de la isla: la “casa honda”, construcción de piedra seca de forma circular u oval que tiene el suelo en un nivel inferior respecto al exterior. El interior está dividido en pequeñas dependencias adosadas en torno a una estancia central.


LANZAROTE

Como representativo del hábitat característico de esta isla se ha reproducido el poblado de Zonzamas, situado en la zona central de la isla, con estructuras habitacionales de piedra: “casas” y “cuevas hondas”, recintos rehundidos en el suelo usados como viviendas y un recinto rectangular semisubterráneo, dividido en compartimentos simétricos respecto a un pasillo central. De los materiales expuestos destaca la reproducción de ídolos antropomorfos indicativos del culto doméstico.

Volver