Museo de la Ciencia y el Cosmos
Fecha del evento: 08/05/2020 - 14/05/2020

Cosmocrónicas: «¡Por fin! apuntamos al norte», por Oswaldo González Sánchez

Durante varios siglos hemos tenido que corregir la dirección que señala la brújula magnética, para poder encontrar el norte geográfico real. Debido al rápido movimiento de los polos magnéticos, desde el centro de la península, ya no hace falta realizar dicha corrección.

La Tierra es como un gran imán, que aumenta y disminuye su intensidad magnética e incluso cambia de polaridad de forma aleatoria, fenómeno que de promedio, realiza cada cientos de miles de años. La causas exactas que explican este fenómeno son todavía desconocidas, pero tienen que ver con el núcleo de hierro del planeta. En los últimos siglos, el polo norte magnético, se desplazaba lentamente y de forma errática por el norte de Canadá, pero en las últimas décadas, su movimiento se ha acelerado drásticamente, desplazándose en dirección hacia el norte de Siberia.

Esta semana, se ha publicado un artículo en la BBC News indicando que un equipo, dirigido por la Universidad de Leeds, explica este rápido desplazamiento por la competencia entre dos “gotas” magnéticas situadas en el borde del núcleo externo de la Tierra, uno debajo de Canadá y otro debajo de Siberia. Mientras la de Canadá está perdiendo intensidad, el otro lo está ganando, y el resultante es que el punto, donde se cruzan las líneas del campo magnético con la superficie de la Tierra, es decir, el polo magnético, se va desplazando hacia el norte de Rusia.

Cosmocrónicas: «¡Por fin! apuntamos al norte», por Oswaldo González Sánchez

Volver