Museo de Historia y Antropología de Tenerife
Fecha del evento: 26/06/2020 - 02/07/2020

«Separar la paja del centeno» (XIII)

No cabe duda que vivimos en una sociedad “hiperinformada”, modelada al amparo de una nueva revolución tecnológica, donde los medios digitales han cobrado un protagonismo inusitado, al proporcionar y facilitar el acceso a cualquier tipo de contenidos de forma instantánea. Sin embargo, dentro de esta “era de la virtualización” también toman forma los bulos y las técnicas de guerrilla de la comunicación. Contenidos falsos, con un interés de parte y que incrementan su proyección social gracias a la capacidad de ser difundidos masivamente.

En esta actividad el relato y la noticia falsa cobran protagonismo; pero su finalidad es meramente lúdica y educativa –y más en los tiempos que corren–, siendo su único propósito el entretenimiento, despertar la imaginación y el espíritu crítico. Aprender a discernir lo que es real frente a lo que no y, sobre todo, separar la paja del centeno (o grano).

Contempla la imagen, lee el texto y sigue las instrucciones; porque, a veces, las cosas no son lo que aparentan y quitando el ornamento podrás darte cuenta que subyace otra realidad.

Entre estantes y vitrinas

La oscura habitación olía a cosas antiguas. Cuando la vista se adaptó a la tiniebla, el visitante se pudo percatar que un hilillo de luz, muy tenue, penetraba desde el exterior a través de un minúsculo hueco que la carcoma había realizado en una contraventana. Un haz muy fino que ahora era invadido por una multitud de arremolinadas motas de polvo. Partículas que en su hipnótica e infinita danza revelaban que aquella estancia había permanecido cerrada demasiado tiempo.

En un vano esfuerzo por mover una de las hojas del ventanal, el curioso personaje se quedó con el pestillo en la mano. Pese a ello, logró que la claridad de la calle entrase un poco más por una estrecha abertura, lo suficiente para que todo alrededor fuera sutilmente revelado. De este modo, las formas intuidas a tientas dieron paso a contornos parcialmente definidos. Y he aquí la disyuntiva, pues no se sabría decir si de una negrura aparente se había pasado a una negrura menos evidente.

Los objetos que se mostraban ya eran viejos cuando fueron trasladados al antiguo emplazamiento. Piezas concienzudamente colectadas ocupaban una estancia con su capacidad más que mermada. Junto a estantes, mesillas y rinconeras, también tenían cabida varias vitrinas, mostrando que todo lo que estaba dispuesto respondía a un criterio específico. Sin embargo, pareciera que en un momento concreto dicho mobiliario no fue suficiente para albergar lo que allí se exponía, de tal manera que los objetos comenzaron a ser convenientemente distribuidos por otros espacios. En un primer momento en el suelo y cuando su número fue tal que hizo imposible el desplazamiento, se continuó por ubicarlos en las paredes. Finalmente, los paramentos también quedaron atestados y alguien tuvo la genial idea de colgarlos de la techumbre, cual despacho de charcutero o negocio de carnicero.

El visitante se sintió atraído por una extraña pieza colocada sobre una mesilla. Un adminículo rectangular, no más grande que un papel para mecanografiar, frío al tacto y de una tersura indescriptible. Además, en uno de sus cantos presentaba un botón que fue presionado sin titubeos por nuestro protagonista. Al instante, un recuadro se encendió en medio del objeto, seguido de una resplandeciente luz que iluminó la habitación por completo, pudiéndose ahora apreciar todo lo que allí se exponía con total nitidez. Pero a él eso ya no le importaba, pues toda su atención estaba centrada en aquella pantalla y en la eclosión sensitiva que se le brindaba. De este modo, fue partícipe de las miles de historias que aquellos objetos le contaron, pues sin quererlo, había abierto otra ventana al conocimiento.

Ahora, hagamos un ejercicio mental, extrayendo el elemento “absurdo” de esta instantánea e intentando dar respuesta a las siguientes preguntas (busca ayuda si lo estimas necesario):

1. La palabra museo tiene su origen en el Museion de Alejandría. Un complejo al servicio de eruditos y sabios de la antigüedad. No obstante, su nombre también ponía de manifiesto a quién estaba dedicado: a. A las musarañas; b. A Las Musas; y c. A la música.

2. Numerosos museos insulares tuvieron su génesis en colecciones particulares conformadas a partir de los gustos e inquietudes de sus promotores. Recintos que no siempre estaban abiertos al público y que recibían un nombre genérico: a. Gabinete de antigüedades; b. Gabinete de colecciones; y c. Gabinete de curiosidades.

3. Si entre las finalidades de un museo se encuentra la de satisfacer las necesidades de conocimiento del público, ¿crees que existen cauces alternativos que subsanen las limitaciones impuestas por un aislamiento provocado por la pandemia en la que estamos inmersos?

4. ¿Los objetos tienen una historia propia o su historia se la creamos nosotros cuando hacemos uso de ellos?

Acto seguido, introduce de nuevo el elemento “absurdo”, contesta a las mismas preguntas planteadas, dejando volar tu imaginación.

 Ya tienes los ingredientes básicos para crear dos historias: una basada en hechos verídicos y contrastados, frente a otra donde la inventiva cobra protagonismo.

 Déjanos la propuesta que quieras y, si te apetece, genera un debate entre tus conocidos.

 didacticamha@museosdetenerife.org

Volver