Museo de Historia y Antropología de Tenerife
Fecha del evento: 15/10/2020 - 22/10/2020

Separar la paja del centeno (XVIII)

No cabe duda que vivimos en una sociedad “hiperinformada”, modelada al amparo de una nueva revolución tecnológica, donde los medios digitales han cobrado un protagonismo inusitado, al proporcionar y facilitar el acceso a cualquier tipo de contenidos de forma instantánea. Sin embargo, dentro de esta “era de la virtualización” también toman forma los bulos y las técnicas de guerrilla de la comunicación. Contenidos falsos, con un interés de parte y que incrementan su proyección social gracias a la capacidad de ser difundidos masivamente.

En esta actividad el relato y la noticia falsa cobran protagonismo; pero su finalidad es meramente lúdica y educativa –y más en los tiempos que corren–, siendo su único propósito el entretenimiento, despertar la imaginación y el espíritu crítico. Aprender a discernir lo que es real frente a lo que no y, sobre todo, separar la paja del centeno (o grano).

Contempla la imagen, lee el texto y sigue las instrucciones; porque, a veces, las cosas no son lo que aparentan y quitando el ornamento podrás darte cuenta que subyace otra realidad.

Ediet

Los espejos son objetos singulares, devuelven la imagen de nuestro mundo de forma paralela. A veces a través de una falsa ventana enmarcada, como es mi caso particular. Lo reflejado se manifiesta como un espacio intangible, pero sincronizado con el nuestro y todo lo que en él ocurre sucede del revés. La demostración es bien sencilla: si levanto la mano izquierda, mi alter ego levanta su ¿izquierda?... ¿Qué es lo que ocurre aquí? Mi otro Yo ha clavado su mirada un par de palmos por encima de mi hombro derecho. Concretamente, se ha centrado en una pared que está a mis espaldas y donde tengo colgados numerosos cuadros y fotos, así como otras pertenencias singulares. Parece ser que entre todos ellos el que ha captado su atención es un pequeño mapa. Una antigualla que representa una de las primeras cartografías de Tenerife, con su característica forma triangular y la península de Anaga un poco menos desarrollada, lo que confiere a la isla un aspecto más rechoncho.

Por mi parte, he hecho lo propio y he centrado la vista en la estancia que acoge a mi Yo “invertido”. Para mi sorpresa, allí donde el mapa debía de mostrarme una toponimia igualmente del revés, los nombres de los núcleos poblacionales y accidentes geográficos estaban bien escritos, mas no me eran familiares: Laguna Grande, Puerto del Amor, Caleta de la Dulzura, Atalaya de los Sueños, Bosque Perenne, Playa Limpia, Risco de los Atardeceres, Barranco de los Antepasados y así un largo etcétera. Nombres que, en cierto modo, evocaban momentos de mi vida, desvelos y anhelos personales. Sin embargo, un sector insular (dominado por un promontorio puntiagudo) mantenía inalterado su curioso nombre: “edieT”. Pues hay cosas tan profundas y arraigadas en el imaginario colectivo que ni el tiempo, ni los sueños, ni un ajado espejo adquirido en una gran superficie pueden alterar.

Cuando caí en la cuenta, mi Yo reflejado ya se había sincronizado conmigo en sus movimientos. Además, detrás de él, mis abuelos me saludaban con cariño. Me di la vuelta rápidamente para responderles a su familiar gesto, pero caí en la cuenta que hacía más de medio siglo que no estaban a este lado del espejo.

Ahora, hagamos un ejercicio mental, extrayendo el elemento “absurdo” de esta instantánea e intentando dar respuesta a las siguientes preguntas (busca ayuda si lo estimas necesario):

1. La cartografía insular comenzó a gestarse en el desdibujado decurso de la historia, cobrando protagonismo a través de los viajes de exploración tardomedievales y que quedaron reseñados en las denominadas: a. Cartas de viaje; b. Cartas portulanas; o c. Cartas de amor

2. ¿Por qué crees que la isla de Tenerife aparece deformada en la cartografía antigua?

3. ¿Crees que el Teide era un accidente geográfico relevante para la navegación del pasado? ¿Por qué?

4. La estrella que aparece en el presente mapa recibe la denominación de: a. Rosa de Jericó; b. Rosa Mosqueta; o c. Rosa de los Vientos.

5. ¿Cuál crees que era su función en la cartografía?

Acto seguido, introduce de nuevo el elemento “absurdo”, contesta a las mismas preguntas planteadas, dejando volar tu imaginación.

Ya tienes los ingredientes básicos para crear dos historias: una basada en hechos verídicos y contrastados, frente a otra donde la inventiva cobra protagonismo.

Déjanos la propuesta que quieras y, si te apetece, genera un debate entre tus conocidos.

Volver