Huevo fósil de ave gigante: un enigma sin resolver
Publicado el 21/06/2012

Huevo fósil de ave gigante: un enigma sin resolver

Nueva Pieza del Mes en el Museo de la Naturaleza y el Hombre

Hace medio siglo se descubrieron unos huevos fósiles de gran tamaño en la base de los acantilados de Famara, al norte de Lanzarote. Aparecieron en un depósito sedimentario de arenas calcareníticas, cuya edad se estima en unos 6 millones de años. Los estudios microscópicos de la ultraestructura de las cáscaras indican que pertenecen a una especie extinguida de las Ratites, unas aves gigantes no voladoras emparentadas con los actuales avestruces.

Lanzarote, como el resto de las Islas Canarias, es de origen volcánico y nunca ha estado conectada por tierra al continente africano. Entonces, ¿cómo llegaron esas aves gigantes incapaces de volar? Tal vez vinieron nadando, aunque es poco probable, o llegaron sobre masas de vegetación africana, arrastradas hasta el mar, en épocas de lluvias torrenciales. Así llegaron muchos ancestros de la actual fauna terrestre canaria, pero todos eran de tamaño pequeño. También es posible que solo llegaran los huevos, que flotan en el mar. Hasta el momento no se han encontrado restos óseos, lo que avalaría esta última hipótesis, pero no se puede descartar que se descubran en el futuro. Ninguna teoría parece concluyente, es un enigma aún sin resolver.

Las ratites constituyen un grupo de aves ápteras, esto es, con alas atrofiadas, que en la actualidad están representadas por varias especies distribuidas por distintas regiones del planeta. Este grupo se originó hace más de 90 millones de años, alcanzando su mayor desarrollo durante el Mioceno (5-22 millones de años), como parecen indicar los numerosos fósiles de ese periodo geológico descubiertos en todos los continentes. Algunas de las especies más grandes y robustas sobrevivieron hasta el siglo XVIII, como la moa de Nueva Zelanda y el ave elefante de Madagascar pero ambas desaparecieron víctimas de los seres humanos. El último representante vivo de las grandes ratites es el avestruz, que puede alcanzar 2,7 m de altura y 180 kg de peso. Por la estructura, tamaño y grosor de la cáscara, se cree que los huevos de Famara corresponden a una especie parecida al avestruz, aunque posiblemente era más grande y robusta.

Volver