CASTILLO SAN CRISTÓBAL

MUSEO DE HISTORIA Y ANTROPOLOGÍA

Centro de Interpretación "Castillo de San Cristóbal"

El Centro de Interpretación "Castillo de San Cristóbal", gestionado por el Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo Insular de Tenerife, es una propuesta interpretativa que permite al visitante descubrir y contextualizar los restos de la muralla del Castillo de San Cristóbal, así como conocer algo más sobre la historia y el sistema defensivo de la Isla.

En junio de 2006, durante las obras de remodelación de la Plaza de España a partir de un proyecto de los arquitectos Herzog & de Meuron, aparecen vestigios del muro perimetral de dicha construcción. Ante la importancia histórica del hallazgo, se decide proteger y poner en valor este recurso patrimonial, incorporando al nuevo trazado arquitectónico una galería subterránea para hacerlo visitable.

En el Centro se da a conocer el sistema defensivo que tuvo la Isla, haciendo un recorrido no solo por los castillos de Santa Cruz de Tenerife (San Cristóbal, San Juan o Paso Alto), sino también por los que se emplazaban a lo largo de la geografía insular, alguno de los cuales aún continúan en pie: como el de San Felipe, en el Puerto de la Cruz; o el de San Miguel, ubicado en Garachico.

El proyecto expositivo, que ha sido elaborado por el Museo de Historia y Antropología de Tenerife, dedica otro de sus ámbitos a la historia del propio Castillo de San Cristóbal, desde su edificación hacia 1575 hasta su demolición en 1928. Como testimonio de su presencia, se ha resaltado la silueta de su planta en el piso del lago que actualmente ocupa parte de su emplazamiento. Una construcción militar que hasta hace unos años solo era recordada por la popular calle Castillo; pero que ahora se ha asomado al presente y reclama su lugar en la historia de la Ciudad.

Desde el 25 de julio de 2009, el Centro de Interpretación "Castillo de San Cristóbal" dispone de un atractivo añadido: el mítico cañón de bronce El Tigre. Una pieza de artillería del siglo XVIII, realizada en un taller sevillano, de unos 3 m de largo y 2.000 kg de peso. Se trata de un emblemático bien patrimonial que fue trasladado desde el Museo Histórico Militar de Canarias a su actual emplazamiento para ser expuesto en una sala acondicionada.

Esta nueva ubicación temporal resulta idónea para el representativo cañón, no sólo porque se trata de en una pieza de excepción para ilustrar el discurso expositivo del Centro, sino porque con su presencia rememora, además, el lugar que ocupaba la noche del 24 de julio de 1797, cuando truncó las aspiraciones británicas de tomar Santa Cruz de Tenerife, ciudad que encumbró a la cúspide jurídico-administrativa de la Isla y, por extensión, de Canarias.

Aunque indemostrable históricamente, la tradición popular admite que fue El Tigre quien hirió al famoso almirante inglés Horacio Nelson, arrebatándole un brazo. Símbolo de aquella gesta, esta pieza de artillería ha pervivido en la memoria del tinerfeño. Ha sido mentado, reproducido e imaginado desde entonces y se ha mantenido a lo largo del tiempo como una de las más poderosas metáforas y alegorías del valor; así como de los sentimientos del pueblo de Tenerife.

Redimensionar fuente