Museo de Naturaleza y Arqueología
Fecha del evento: 11/06/2020 - 17/06/2020

Ciencia encriptada: «Pulir y arañar»

27 de octubre de 1840. Alrededores de Edimburgo, Escocia. El grupo se detiene a examinar de cerca la roca volcánica de gran antigüedad expuesta en las paredes de la cantera. Esta es la última parada de una excursión que ha llevado al ilustre visitante por toda una serie de lugares cercanos a la ciudad.

Maclaren, el guía, está algo preocupado. No cabe duda de que su invitado es un científico y naturalista de gran valía y amplísima erudicción: filosofía, medicina, anatomía comparada, ictiología, paleontología... Habla seis idiomas con soltura, ni más ni menos. Además, tal y como le habían comentado, es un hombre realmente encantador. Su sonrisa, su optimismo y sus gestos amistosos y francos han sido constantes durante toda la jornada. Maclaren se siente muy honrado por haber podido compartir la gran afición de su vida, la geología, con un personaje así. Pero una pequeña sombra oscurece este magnífico día de campo, en que incluso el buen tiempo, tan escaso en Escocia y más en esta época del año, ha acompañado la ocasión.

El objetivo de la excursión organizada por Maclaren es claro: llevar a su invitado a determinados puntos donde es posible observar, en las rocas que rodean la ciudad, unas curiosas marcas y formas. Puntos en los que la superficie de las roca aparece alisada pero a la vez surcada por estrías, pulida y arañada por una fuerza poderosa e invisible que no se puede discernir. Esas evidencias podrían confirmar la teoría que su invitado acaba de enunciar, tras viajar por todo el país en compañía de otro ilustre científico, William Buckland. Una teoría sorprendente y revolucionaria que el propio Maclaren, como editor del periódico The Scotsman, ha tenido el privilegio de publicar, por una serie de afortunadas circunstancias, en portada y en primera plana hace apenas veinte días. Publicar una primicia periodística de este calibre, con un éxito tan arrollador, es algo que no sucede todos los días...

Pero en todos los lugares que acaban de visitar, ante todas las rocas que le ha ido mostrando durante la excursión, su invitado ha manifestado dudas. No está del todo seguro de que esas formas se deban a la acción del potente elemento que, si la teoría es cierta, debió cubrir toda Escocia en épocas geológicas pretéritas. Y Maclaren ya no sabe cómo ayudarle; no conoce más lugares donde pueda mostrarle estas estructuras alrededor de la ciudad. Es su última oportunidad...

El grupo se acerca a la pared rocosa. Maclaren señala varios puntos de su superficie. De manera inmediata, el visitante pronuncia con entusiasmo la frase que disipa todas las dudas y las sombras, y que convierte al editor del periódico The Scotsman en un hombre plenamente satisfecho y feliz.

La frase que pasará a la historia de la ciencia.

¿Te ha gustado el relato? Si es así, quizá te animes a buscar la respuesta a estas preguntas:

  • ¿Cómo se llamaba el científico invitado de Charles Maclaren? 
  • ¿En qué lugar de los alrededores de Edimburgo se desarrolla la escena? 
  • ¿Qué famosa frase pronunció allí el científico?
  • ¿En que consistió su teoría y por qué motivo la frase y el lugar en que se pronunció son tan relevantes para la historia de la geología? 

Si no encuentras las respuestas no te preocupes. Continua atento a esta página web: en breve las contestaremos.

Autor: Juan J. Coello, técnico del Museo de Ciencias Naturales

MUNA, Museo de Naturaleza y Arqueología


Figura 1. Retrato fotográfico del científico protagonista del relato. Autor desconocido.

Créditos de las figura: Wikimedia Commons – wikimedia.org/ under Public Domain PD-old.

Volver