Museos de Tenerife
28/08/2003 - 28/09/2003

Llegó la hora de volver a casa para momias guanches en Argentina

Es la primera vez que desde América Latina se restituyen a su lugar de origen en otro continente este tipo de restos humanos

Por Ana Mengotti Buenos Aires, 27 ago (EFE).-
Los cuerpos momificados de dos guanches, los extinguidos aborígenes de las Islas Canarias, volverán el próximo fin de semana a su tierra, más de un siglo después de haber hecho el viaje inverso y recalado en Argentina. Es la primera vez que desde América Latina se restituyen a su lugar de origen en otro continente este tipo de restos humanos sometidos a técnicas especiales para preservarlos en el tiempo. Hasta ahora lo habitual era el viaje inverso, pues en los museos y colecciones europeos hay infinidad de reliquias arqueológicas latinoamericanas, entre ellas restos humanos como el esqueleto del cacique Vaimaca Pirú, devuelto a Uruguay por Francia el año pasado. La conservadora Ruth Rufino, enviada por las autoridades de Tenerife, trabaja contrarreloj para finalizar la preparación de las dos momias para el viaje, en un hospital de la ciudad costera de Necochea, a unos 500 kilómetros de Buenos Aires. Las momias, cuya antigüedad no ha sido determinada por métodos científicos, pero por los estudios realizados a otras del mismo origen puede ser de hasta 2.200 años, viajarán en avión desde Buenos Aires a España el próximo fin de semana, si no hay complicaciones de última hora, en dos cajas especiales. "Todo traslado tiene un porcentaje de riesgo, pero los cajones han sido diseñados para minimizar el efecto de las vibraciones o impactos", señaló Rufino a EFE. Uno de los cuerpos, el de sexo femenino, que mide 158 centímetros de largo, está en un estado "bueno o regular". El del hombre presenta un deterioro mayor y está fragmentado, pues hace tiempo la cabeza fue separada del tronco con el fin de que en un centro de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, se investigara su origen. Está bien determinado que las momias pertenecían a la colección del museo Casilda de Tacoronte, fundado por Sebastián Pérez Yanes en Tenerife en el siglo XIX, cuyos fondos fueron vendidos por los herederos tras el fallecimiento del fundador, allá por 1890. En cambio, no se sabe a ciencia cierta cómo, cuándo ni por qué fueron a parar a Necochea, explicó a EFE la arqueóloga argentina Nora Flegenheimer, que junto al antropólogo y biólogo Ricardo Guichón está ayudando a Ruth Rufino en su tarea. Una de las teorías que se manejan apunta a que las momias fueron el pago a una deuda de juego que alguien tenía con un vecino de Necochea y que llegaron a la ciudad probablemente en la segunda década del siglo XX, señaló la especialista. El año pasado, el Consejo Deliberante (asamblea municipal) de Necochea aprobó por unanimidad la devolución de las momias solicitada por las autoridades de Tenerife, las cuales compensarán a esa ciudad argentina con una réplica de una de ellas para que sea exhibida en el Museo Regional de Ciencias Naturales. Rufino confía en que el "ejemplo" de Necochea cunda en otras ciudades, sobre todo de la España peninsular, donde hay otras momias del pueblo guanche en museos y colecciones. La cultura guanche, que se cree está vinculada a los bereberes del norte de Africa, desapareció como tal debido a la conquista de las llamadas Islas Afortunadas por europeos a partir del siglo XIV. No obstante, el 65 por ciento de los habitantes del archipiélago desciende de los guanches y el 35 por ciento restante proviene de portugueses y castellanos, según el geólogo-paleontólogo Francisco García Talavera. Las momias serán sometidas a toda clase de estudios y tareas de conservación en Canarias antes de pasar a manos del Museo Arqueológico de Tenerife. A simple vista no tienen particularidades respecto a otras momias guanches, pero para decirlo con exactitud habrá que esperar a los estudios que se practiquen, dijo Rufino, quien trabaja para el Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife. El antropólogo y biólogo Guichón indicó por su parte su satisfacción por la culminación de un trabajo iniciado en 1995, cuando por iniciativa suya y de Flegenheimer se llevaron fotografías de las momias de Necochea a un congreso internacional y se contactó con especialistas canarios que les pusieron en la pista sobre su origen. Guichón tiene otro motivo de satisfacción en el hecho de que a raíz de la repatriación de las momias se va a firmar un acuerdo marco de cooperación entre el Instituto Canario de Antropología y la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad argentina del Centro. EFE

Volver