Registro de salida: «Aspiradora abrillantadora »

Registro de salida

Este término, muy habitual en el argot del mundo de los museos para indicar que las piezas se mueven (del almacén o las salas expositivas hacia otro lado), lo usamos ahora desde el Museo de Historia y Antropología de Tenerife para hacerte llegar digitalmente algunos de sus fondos.
 
 

Hoy: Aspiradora abrillantadora marca Girmi [11. 2005. 26]


Entre los objetos que forman parte de la colección del Museo de Historia y Antropología (MHA), nos encontramos con esta aspiradora abrillantadora de la marca italiana Girmi, datada en los años 70 del siglo XX. Procede de una donación del distribuidor de electrodomésticos MOBBA, que se encontraba situado en la calle Castillo de Santa Cruz de Tenerife. La aspiradora, inventada en 1901 por Hubert Cecil Booth, estuvo sujeta a continuas mejoras y modelos, ligando su uso a la llegada de la electricidad, por lo que en un primer momento su empleo estaba restringido a las clases más pudientes, popularizándose más tarde gracias a la producción en masa que permitió su adquisición por una parte importante de la sociedad.

Este ejemplar en concreto tiene el mástil blanco y la base y el mango de color azul celeste. La bolsa exterior, con líneas verticales en color azul y negro que se entremezclan, presenta el nombre Girmi rotulado en blanco. Además, posee un cable largo para permitir la movilidad y cuenta con una serie de discos intercambiables para su doble función como aspiradora y pulidora, lo que destaca por no ser algo común. En lo que respecta a sus dimensiones alcanza una altura de 100 cm, mientras que su base tiene 36 cm de ancho y 39 cm de largo. Funciona con un voltaje de 220 v. a una frecuencia de 50-60 Hz.

La empresa Girmi, fundada en el año 1919 en Omegna (Italia) bajo la denominación de “Cooperativa La Subalpina”, destacó por la producción de artículos para hogar, perfumería y peluquería. El nombre fue tomado a raíz del éxito comercial que tuvo la licuadora lanzada en 1957, de la composición de las palabras “gira” y mezcla”, ampliado en 1961 al de “Girmi La Subalpina S.P.A.” y, diez años más tarde, sustituido por el de “Girmi S. P. A.”. Su periodo de máximo apogeo se produjo en los años 80 del siglo XX, momento tras el cual la empresa italiana fue vendida a la americana Allegheny Technologies y más tarde asumida por la francesa Moulinex (1989). El periodo de declive que tuvo a inicios de la década de los noventa hizo que en el año 1994 la empresa volviera a ser de propiedad italiana y, desde el año 2015, pasa a ser la empresa Trevi la propietaria de la marca. En la actualidad, Girmi continúa fabricando electrodomésticos relacionados con la preparación de comida, productos domésticos y cuidado personal.

La llegada de la electricidad a los hogares supuso una revolución que llevó implícitas transformaciones en la forma de vida, en especial en aquellas que desempeñaban las mujeres que asistieron a la mecanización del espacio doméstico. La venta de estos nuevos electrodomésticos iba acompañada de publicidad, siendo común que la aspiradora apareciera sostenida con ligereza por una mujer, mostrando un ideal en el que las mujeres modernas eran liberadas de las labores más sacrificadas del hogar. A ello se le sumaba la realización de nuevas labores domésticas que, simplificadas por el uso de la tecnología, recaían sobre las mujeres como, por ejemplo, “[…] el sacudir las alfombras que con la aparición de la aspiradora pasó a ser trabajo exclusivamente del ama de casa cuando, en otro tiempo, había sido una actividad que habían realizado los niños” […]” 1, tal y como nos señala Raquel Pelta. Con todo, se establecían estereotipos de género en los que “[…] los electrodomésticos se presentaron como fundamentales para alcanzar una vida más sana y en la que a las mujeres se les atribuyó, a través de su elección y uso, la responsabilidad de la salud familiar. De acuerdo con este razonamiento, las aspiradoras se anunciaron como aparatos que evitarían enfermedades […]” 2.


1 Pelta, R. (2012). El nuevo ángel del hogar. Electrodomésticos y publicidad (1880-1960). Pensar La Publicidad. Revista Internacional de Investigaciones Publicitarias, 6, p.136.

2 Ídem.

Redimensionar fuente
Contraste